Consejo 

del 

Cuadrado SATOR

INTRODUCCIÓN

Este Cuadrado SATOR nos reserva muchas sorpresas. Como hemos visto que es una inscripción cristiana latina, también nos da una pista, incluso un sabio consejo, en el campo de la oración y la adoración a Dios.

Así que esta inscripción nos habla, como Dios nos habla... que quiere que le respondamos también.

Pero ¿cómo podemos hablar con Dios, cómo podemos dirigirnos a él en la oración, ya que es la Trinidad? y ¿cómo podemos alabarlo si está compuesto de tres Personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo? ¿a quién entonces de los tres podemos dirigirnos, a quién entonces de los tres podemos glorificar?

Este Cuadrado SATOR nos da una respuesta clara sobre este tema, de acuerdo además con el mensaje de la Biblia.

TRES LECTURAS, TRES NIVELES

Recordemos brevemente los tres niveles de lectura que se pueden encontrar en esta inscripción:

   1) La lectura en el primer nivel de la inscripción es su lectura propiamente dicha, sin modificación del orden de las letras, siguiendo las líneas, una tras otra, de la primera palabra: SATOR, el sembrador.

   2) Por otra parte, la lectura PATER NOSTER, nuestro Padre, es, por así decirlo, la lectura en segundo grado: sacando las letras de su orden y volviéndolas a ensamblar para que tengan un significado y necesariamente un nuevo significado.

   3) Finalmente, la lectura en el tercer grado, es decir, esta vez tomando las letras aquí y allá, descubrimos esta nueva lectura, la lectura de ASTRO, la estrella, la constelación.

Así, encontramos tres modos de lectura: SATOR, PATER NOSTER y ASTRO en una sola entrada. Así encontramos la esencia misma de nuestro Dios Trino, que es tres en uno. Por eso el Cuadrado SATOR ha sido representado como un cubo en la foto de presentación del artículo: tres dimensiones espaciales (longitud, anchura y profundidad) para un solo objeto. También habíamos descubierto que las tres letras de la inscripción (E-N-E) tienen que ser dobladas para poder leer e interpretar correctamente el texto de su mensaje.

Que el Cuadrado SATOR quiere darnos un consejo sobre la oración y la adoración al Dios Trino es obvio, ya que la lectura PATER NOSTER es precisamente la de la oración que Jesús nos enseñó a todos.

¿A QUIÉN DEBEMOS ACUDIR?

Hemos visto que estos tres niveles de lectura presentan una progresión que va, en cierto modo, de lo más obvio a lo menos obvio, de lo más visible a lo menos visible:

1. SATOR: la primera palabra de la inscripción indica claramente a qué persona descubrir y seguir. Nos hemos dado cuenta de que es Jesucristo, la imagen del Dios invisible (Col 1:15). Para conocer a Dios, es obvio que primero hay que reconocer su aparición en la Historia y apreciar su obra entre los hombres y para los hombres. En SATOR, por lo tanto, tenemos un punto preciso en el espacio y el tiempo en la persona del Hijo del Hombre.

2. PATER NOSTER, entonces, es un poco menos obvio de descubrir. Pero si hemos dado el primer paso para reconocer a la persona de SATOR, el mismo SATOR ha presentado a su Padre como nuestro y sigue deseando que también sea nuestro. Si descubrimos quién es el Hijo, es imposible no descubrir quién es el Padre.

3. Finalmente ASTRO es lo menos obvio de descubrir. Pero es quizás el más precioso, porque, como la estrella, guía, conduce, dirige y anima a quien lo sigue en la noche. Es una imagen para describir al Espíritu, el Espíritu Santo que da vida, que ilumina al creyente interiormente y lo apoya en su caminar en este mundo oscurecido por el mal que reina allí. La lectura ASTRO no es tan visible a primera vista: nos costó un poco descubrirla en esta inscripción. Pero vemos que no hay ninguna excepción a la regla: primero lo terrenal, luego lo espiritual. Así, el Espíritu Santo es muy discreto pero esencial, ya que está muy presente.

¿A quién debemos acudir entonces? Si seguimos los niveles de lectura del Cuadrado SATOR, podemos encontrar bastante fácilmente la respuesta: a Dios (como Padre), reconociendo primero su obra (a través de Jesucristo), y siendo verdaderos y sinceros en nuestro interior (es decir, en nuestro espíritu).

¿A QUIÉN NO GLORIFICAR?

Así, al reconocer el señorío de SATOR (de Cristo resucitado), es fácil dirigirse a PATER NOSTER (nuestro Dios y Padre, nuestro Padre celestial). Por lo tanto, es permisible y aconsejable adorar, elevar y glorificar tanto al Hijo como al Padre... ¡pero no al Espíritu Santo!

De hecho, como ASTRO siempre quiere ser discreto, ya que aparece como una marca de agua en el texto, tomamos este principio como un consejo para no glorificarlo como tal, algo que ciertamente le desagradaría mucho.

En otras palabras, diríamos que el consejo del Cuadrado SATOR no es orar directamente y de forma audible al Espíritu Santo (llamándolo "Señor Espíritu", por ejemplo), ni elevarlo, adorarlo o incluso glorificarlo como tal.

Esto se puede resumir de la siguiente manera: es mejor orar en espíritu, pero no orar al Espíritu.

En efecto, como el Espíritu Santo tiene un nombre: Jesucristo, no es necesario glorificar al Espíritu Santo como tal, sólo para sí mismo, sin mencionar su nombre, pero es mejor - si hemos entendido bien - glorificar a Dios en nuestro espíritu, invocando precisamente este hermoso nombre de Jesús, como único intermediario entre Dios y los hombres.

Este es, hasta donde sabemos, el mensaje que el Cuadrado SATOR quiere transmitirnos aquí, a través de sus tres niveles de lectura.

Por último, también podríamos ilustrar este mensaje con la siguiente imagen, si nos ayudara a entenderlo aún mejor, ya que es el destinatario lo que apreciamos y no el medio de comunicación utilizado: «Usa tu smartphone, pero no lo adores». Y también: «¡Usa tu espíritu, pero no adores al Espíritu!».

CONCLUSIÓN

De la misma manera que Dios habla a los hombres a través del mensaje de esta inscripción, descubrimos que también le gusta que sus interlocutores le hablen, alabándole y adorándole (tanto por lo que hace como por lo que es).

¿Pero a quién debemos dirigirnos si Dios es trinitario: al Padre, ¿al Hijo o al Espíritu Santo?

El Cuadrado SATOR nos da una respuesta simple, una respuesta que no es diferente de la propuesta en el Libro de los Libros.

En efecto, gracias a los 3 diferentes niveles de lectura (SATOR - PATER NOSTER - ASTRO), que van de lo más evidente a lo menos evidente, de lo más visible a lo menos visible, encontramos allí una manera de diferenciar las 3 personas de la Trinidad - el Hijo, el Padre y el Espíritu Santo -, personas que tienen cada una su propia función dentro del Trío.

Por lo tanto, hay un orden lógico, no sólo entre las 3 Personas, sino también en la forma de adorarlas. Hemos descubierto que la verdadera oración es la que está centrada en Cristo, para gloria del Padre, y realizada en las profundidades del hombre (es decir, en nuestro espíritu que se comunica con el Espíritu Santo, siendo uno con Él).

El consejo que da esta inscripción, nos parece, es animarnos a dirigirnos al Dios vivo, a Aquel que vive y es Vida, a Cristo resucitado. Al hacerlo de esta manera, estamos simplemente honrando a Dios.

Finalmente, como ASTRO (que representa al Espíritu Santo) sólo aparece como una filigrana en la inscripción, hemos deducido que en la época en que vivimos, no es aconsejable glorificar al Espíritu Santo como tal.

Así, siguiendo los mandatos del Cuadrado SATOR, podemos concluir con estas palabras: «Padre nuestro, que estás en el cielo, sea glorificado tu nombre (Jesucristo)...»


... ¡venga tu reino!

Olivier Perret van Hooff

¡Envíe un comentario!

Apreciaré recibir su comentario que me ayudará a mejorarme.

Su comentario será tratado de manera confidencial: sólo se publicará con su permiso.